Estás aquí
Inicio > Armamento > Topol-M, el enorme misil nuclear ruso practicamente invisible.

Topol-M, el enorme misil nuclear ruso practicamente invisible.

El  Topol-M.

Este misil de fabricación rusa es una de las creaciones más preocupantes de la tecnología armamentística. Con 10.000 kilómetros de alcance, este misil balístico es casi imposible de detectar en vuelo, y la plataforma de lanzamiento móvil se puede esconder en un almacén.

El misil, conocido por la OTAN como Sickel-B es el primer misil intercontinental desarrollado en Rusia tras caer la URSS. Los principales diseños son de los años 80, pero fue mejorado en los 90 y empezó a probarse en el 97. Hoy en día hay al menos 80 de ellos activos y otros 170 correspondientes a las primeras versiones.

Alimentado en todas las fases por combustible sólido, el Topol-M se arma rapidamente y puede permanecer preparado durante mucho tiempo sin necesidad de mantenimiento. Está fabricado en fibra de carbono y pesa aproximadamente 45 toneladas.

Indetectable y mortífero.

La principal amenaza es que el Topol-M es muy dificil de detectar. Su fase de lanzamiento es muy corta, y dificulta que los satélites puedan detectarlo. Por si fuera poco, durante el vuelo, el misil esta equipado con sistemas de señuelo para burlar la detección por infrarrojos, y su rapidez le protege de los interceptores ya que les da muy poco tiempo de reacción.

La guinda de esta pesadilla tecnológica la pone su sistema de lanzamiento móvil todoterreno: el MZKT-79221, un transporte blindado de 16 ruedas que puede moverse por terrenos imposibles. Fue fabricado en Bielorrusia y por sus características hace que sea muy complicado averiguar donde se lanzaría uno de estos mortíferos misiles.

La carga habitual del misil es una cabeza nuclear de 700 kilotones. Equipado con un sistema de guía, utiliza la red de satélites rusos Glonass, y su margen de error es de 180 metros.

Por si fuera poco, el nuevo misil que Rusia esta desarrollando, conocido como RS-24 ‘Yars’, es la nueva variante del Topol-M siendo más veloz, carga cuatro cabezas nucleares autónomas y nuevos sistemas de autoprotección. Aún existiendo los tratados de no proliferación nuclear, Rusia y Estados Unidos siguen manteniendo sus respectivos arsenales.

Comments

comments

Top