Estás aquí
Inicio > Policial > 6 razones por las que la Policía belga no puede combatir el yihadismo

6 razones por las que la Policía belga no puede combatir el yihadismo

La Policía belga no puede con el yihadismo

Consternados aún por los atentados de Bruselas de esta mañana, vemos como, día tras día, Bélgica está siendo machada por el terrorismo yihadista. Los terroristas parece que se pasean por las calles del barrio periférico de Molenbeek con toda impunidad sin miedo a ser detenidos ni molestados por nadie de Bruselas. Y a todos se nos viene una pregunta clara a la cabeza: ¿Por qué sucede esto?. Os vamos a explica 6 razones por las que la Policía belga no puede combatir el yihadismo.

 

La Policía belga no puede con el yihadismo
Policías antiterroristas de las Police Politie belga

El hecho, es que la Police Politie no cuenta ni con los recursos ni con los efectivos necesarios para luchar efectivamente contra el yihadismo. Y los terroristas los saben. Y por eso se sienten seguros en Bélgica. Analizando esta situación, vemos que al menos existen 6 razones que hacen imposible esta labor. Y así es normal que la Policía belga no pueda combatir el yihadismo. Os las contamos a continuación:

La Policía belga no puede con el yihadismo
Miembros del Ejército belga apoyando a la Policia en labores de vigilancia las calles de Bruselas.

Razón 1: descentralización de la Policia. 

La Policía belga no puede con el yihadismo

La Policía del país tiene infinidad de cuerpos y cada uno con una idiosincrasia distinta. En el caso de Bélgica, hasta 6 cuerpos distintos, que operan en dos idiomas distintos (francés y flamenco) y con mandos operativos distintos. Ello provoca una frecuente y terrible descoordinación en las distintas intervenciones que realizan. Adicionalmente, la falta de archivos comunes entre los cuerpos, suele acentuar más aún esta situación. Los cuerpos de Policía belga apenas intercambian información. Y el ejemplo más claro de todo esto está en el reciente caso de los atentados terroristas de Francia. La Policía Federal belga tenía fichado a uno de los hermanos Abdeslam como un radical peligroso que había viajado a Siria. La Policía local los tenía fichados solamente como unos delincuentes de poca monta culpables de delitos menores. la nula comunicación entre ambos cuerpos hizo que cuando Salah Abdeslam fue detenido por la Policía local belga, esta le dejase ir al no identificarle como alguien peligroso a quien debían retener. El Primer Ministro belga, Charles Michel, este año ha aumentado 400 millones de euros el presupuesto del Ministerio de Interior para tratar de paliar este problema.

 

Razón 2: actuaciones limitadas. 

La Policía belga no puede con el yihadismo

Según la ley belga, la Policía no puede realizar intervenciones ni redadas policiales desde las 21h hasta las 05:00 de cada día de la semana. Ello significa que los yihadistas son capaces de moverse libremente durante la noche sin miedo a ser molestados. Y suelen aprovechar estas horas para reunirse y organizarse sin temor alguno.

 

Razón 3: legislación obsoleta.

La Policía belga no puede con el yihadismo

Los sospechosos de terrorismo sólo pueden pasar 24h en detención preventiva a menos que se les formulen cargos. En otras palabras, la Policía sólo dispone de 24h para reunir pruebas, testimonios y testigos necesarios para poder inculpar al detenido. Si no logra dichas pruebas, el prisionero ha de ser liberado. Muchos yihadistas han quedado libres por esta deficiencia de la ley belga.

 

Razón 4: deficiente sistema de de vigilancia. 

La Policía belga no puede con el yihadismo

Otro de los motivos por los que la Policía belga no puede combatir el yihadismo en Bélgica es porque no hay un sistema de vigilancia de fronteras. Los radicales que entran y salen del país no quedan registrados y, si han volado a Siria o países con alta presencia de yihadistas, no hay forma de que las autoridades belgas lo registren o puedan saberlo a su retorno.

 

Razón 5: si no hay delito, son intocables. 

La Policía belga no puede con el yihadismo

Imaginemos que un terrorista está preparando un atentado con bomba. Compra materiales para fabricar la bomba, se reúne con otros yihadistas que le explicarán como crearla, irá a vigilar el sitio donde va a poner la bomba … Aunque la Policía supiese todo esto y le tuviese perfectamente localizado, no podrían intervenir hasta que cometa algún delito. Aunque sepan que es terrorista, no pueden intervenir hasta que cometa un delito y no existen mecanismos para meterlo en prisión o expulsarlo del país.

 

Razón 6: los terroristas se comunican fácilmente. 

En España, tras los atentados del 11M, se lanzó una ley por medio de la cual todas las tarjetas prepago debían quedar registradas con los datos identificativos del comprador. De cada tarjeta prepago, se sabe quien la compró y donde lo hizo. Esta ley no existe en Bélgica. Millones de tarjetas prepago circulan por el país de forma anónima, posibilitando que los yihadistas puedan comunicarse con facilidad, comprando tarjetas, usándolas un tiempo y deshaciéndose de forma anónima de ellas. Si a ello le sumamos que muchas de estas tarjetas son vendidas en locutorios regentados por musulmanes que en muchos casos simpatizan con la causa yihadista, el descontrol que hay en el tráfico de tarjetas es mucho más grave aún.

La Policía belga no puede con el yihadismo

En definitiva, esto genera un caldo de cultivo para que los yihadistas puedan pulular por sus anchas en Bélica y, desgraciadamente, hacen que la Policía belga no puede combatir el yihadismo como realmente necesita.

 

 

 

Comments

comments

Top